La tecnología de fluorescencia de rayos X ofrece uno de los métodos analíticos más simple, preciso y económico para la determinación de la composición elemental de la mayoría de los tipos de materiales. La técnica es generalmente no destructiva, requiere de poca o ninguna preparación de la muestra, y es adecuada para sólidos, líquidos, polvos y aleaciones. La FRX puede medir una gran variedad de elementos, desde berilio (5) a uranio (92), mientras que proporciona límites de detección sub-ppm para muchas aplicaciones.